Aunque la relajación parezca pasiva, la relajación profunda después de una serie de yoga es, sin duda, activa. Estamos más centrados y nos volvemos más sensibles a los patrones de energía en la vida. Durante la relajación profunda ocurren muchos cambios bioquímicos y energéticos conforme se asimilan los efectos de la práctica dentro de la psique y el cuerpo. Es en este momento que se altera el equilibrio glandular en la sangre y se altera el funcionamiento del cerebro. Es muy importante dar el tiempo y el espacio para que estos cambios ocurran. Dedicar tiempo para la relajación profunda, afirma tu confianza en la sabiduría innata del cuerpo para auto curarse y regenerarse.

Una mente meditativa va de la mano con una mente relajada. La práctica de la relajación mejorará tu meditación y la práctica de la meditación te enseñará a relajarte. El flujo natural de una práctica seguida de una relajación profunda y finalizada con la meditación le dará el equilibrio perfecto de energía al cuerpo y a la mente.

La relajación profunda se construye, no te desanimes si al inicio sientes tensión en el cuerpo, poco a poco este se irá soltando y lograrás entrar en estados de relajación más y más profundos. La toma de conciencia es el primer paso. Estás aprendiendo a procesar la tensión, que es la reacción natural del cuerpo a situaciones estresantes. Conforme profundices tu práctica estarás más consciente de la tensión mental y física y te irás relajando consciente e inmediatamente.

Relajándose “en el momento”

El ingrediente esencial de esta receta para manejar el estrés es la respiración. En una situación de estrés, tal vez desearías retirarte a un lugar privado para hacer respiraciones profundas. Sin necesidad de hacer esto puedes llevar tu tensión a un plano consciente y relajarte de igual manera como lo haces en tu rutina de yoga. Usa visualizaciones que te funcionen, por ejemplo visualiza la energía de luz al inhalar profundo y la liberación del estrés en la exhalación. Enfócate y escucha tu respiración.

En el auto puedes hacer algunas respiraciones profundas antes de conducir y decir una afirmación positiva al girar la llave del encendido. También puedes tararear música relajante y si necesitas liberar tensión canta con tu música favorita tan fuerte como puedas.

En la oficina, escribe con las yemas de los dedos, no con las puntas (esto protege su sensibilidad y las áreas del cerebro a las que envían reflejos). Levántate cada tanto y estírate hasta los pies. Respira profundo y déjate colgar hacia adelante o recárgate en el escritorio y estírate. No olvides mantener tu cuerpo hidratado, bebe suficiente agua durante el día y pon especial atención a esto si te sientes cansado o deprimido. Al menos una vez al día aléjate de la computadora y come fruta. Lávate la cara, la nuca y las manos con agua fría, esto protegerá tu sistema nervioso de los efectos del campo magnético de la computadora.

¡No olvides que la relajación profunda se construye poco a poco, toma conciencia y respira!


¡Tu experiencia es importante!

Comparte tu sabiduría con otros como tú. Deja tu comentario más abajo


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.