Como practicante de Kundalini Yoga, veo las experiencias de mi vida a través de una lente espiritual, como oportunidades para el crecimiento y aprendizaje. Así que cuando me diagnosticaron cáncer, me hallé de pronto en un viaje espiritual muy poderoso, uno que me llevó a enfrentar la naturaleza transitoria de esta vida y a confrontar profundamente todos los aspectos de mi ser. Mientras me sumergía en este trabajo, el discurso dominante acerca del cáncer que escuchaba de mi familia, amigos y el mundo a mi alrededor (que siguiera luchando, que sobreviviera) me resultaba insuficiente para describir mis experiencias, y terminaba por resultarme hueco. Yo sentía que en vez de luchar contra una parte de mí (esas nefastas células cancerosas eran claramente parte de mí), la aceptación sería crítica para aprender y sanar. Sabía que sobrevivir no tenía ningún valor en sí, y que el aprendizaje era la única manera en la que mi alma podría avanzar en esta vida.

corazon-en-el-sol

Lecciones invaluables que aprendí teniendo cáncer

Ya que estoy aprendiendo a utilizar mi voz, y esperando poder abrir el espacio para que otros se sumen y juntos transformemos esa conversación dominante limitada, quiero decir que el cáncer ha sido un maestro espiritual sumamente poderoso. Estas son las lecciones invaluable que he aprendido hasta ahora:

  1. El Sufrimiento es Opcional

    Muchas veces durante la clase de yoga, justo cuando nos sentíamos cansadas, adoloridas y deseando que el ejercicio terminara pronto, Darshan Kaur decía: “El sufrimiento es opcional.” Siguiendo su guía, aprendí a aceptar el dolor y pasar a través de la incomodidad en las kriyas y meditaciones. ¡Poco imaginaba cuán útil me resultaría este entrenamiento para lidiar con el cáncer!

    La sola palabra cáncer causa miedo, simpatía y el deseo de evitarlo a toda costa, sin mencionar la incomodidad física real que produce la enfermedad así como su tratamiento por medio de la medicina occidental. En medio de todo esto, descubría que siempre podía elegir sufrir y permitirme sesiones interminables de conmiseración. (Esta nausea es horrible; quisiera que parara. ¿Encontrarán más cáncer en mi cuerpo? ¿Este tratamiento me va a provocar dolor? ¿Podré hacer alguna vez las cosas que quiero realizar?) O bien, podía elegir aceptar las experiencias que estaba teniendo, el miedo, la incertidumbre y la incomodidad física, y estar tan presente con todo ello como me fuera posible. En su esencia, todos estos tipos distintos de sufrimiento son formas de apego y aprendí muy claramente que el apego a la temporalidad, o maya, conduce a la separación de la divinidad. Cuando sentía miedo, enojo o dolor, me volvía incapaz de alcanzar lo divino. Pero cuando podía aceptar aquello que estaba experimentando en el momento, de pronto dejaba de estar separada y podía experimentar unidad, paz e incluso gozo, sin importar lo que le estuviera sucediendo a mi cuerpo físico.

  2. Este cuerpo es temporal

    El cáncer me obligó a enfrentar el hecho tan real de que este cuerpo físico es impermanente. Ya sea que yo sobreviva o no esta ronda de cáncer, es una certeza que mi cuerpo va a morir en algún punto. Y si esta cuerpo ha de ser usado y desechado, ¿cuál es entonces su propósito? Mi práctica me dice que el cuerpo es un vehículo para el alma, que existe para llevar al alma a través de esta vida de manera que pueda aprender sus lecciones y trabajar para alcanzar la liberación. A través del cáncer, he aprendido a ampliar mi perspectiva. Aprendí a cuidar y valorar mi cuerpo no solamente por lo que puede hacer, sino también a enfocarme en mi alma y el propósito verdadero de esta encarnación. Es por causa de esta poderosa lección que ahora decido invertir en lo que es realmente duradero. Mientras sigo nutriendo y protegiendo a mi cuerpo porque se trata de un vehículo sagrado, mis esfuerzos mayores se concentran en mi práctica espiritual, vida con rectitud y servicio de manera que este cuerpo no sea usado en vano, sino que contribuya al crecimiento de mi alma.

  3. Estoy completa, incluso si a mi cuerpo físico le faltan algunas partes

    Uno de mis mayores miedos al inicio era que al remover mediante cirugía algunas partes de mi sistema, mi Kundalini ya no podría elevarse y equilibrar mis energías, bloqueando mi avance espiritual. Al fin de cuentas, tuve que confiar y abrirme a los resultados. Aprendí que mis miedos carecían una vez más de fundamento. Fue todo un shock darme cuenta que mi cuerpo estaba entero energéticamente, y que podía hacer todo lo que hacía antes e incluso más. Aprendí que el estar completa no se basa en lo físico. Sin importar lo que haya perdido ni las cicatrices que hayan quedado, mi alma jamás puede ser rota. Estoy completa en mi divinidad.

  4. Todo es uno

    En la tradición de Kundalini Yoga, aprendí que a pesar de que tenemos diez cuerpos, todos son uno; así que no es posible tener una experiencia puramente física. Por ejemplo, la enfermedad se refleja en el aura y puede tener distintos orígenes. A lo largo de mi meditación, escritura de bitácora y del trabajo con mi propio cáncer, descubrí que su causa estaba en experiencias emocionales del pasado y en partes de mí misma que había bloqueado. Al estar plenamente presente con estas experiencias dolorosas y aprender a soltarlos, ayudé a sanar a mi cuerpo físico así como a mis otros cuerpos. En verdad, pude alcanzar a mi enfermedad y sanarla de todos mis diez cuerpos, y esta sanación fue tanto más poderosa al efectuarse en distintos niveles a la vez.Y en otro nivel, aprendí que otras personas eran afectadas profundamente por mi actitud hacia el cáncer y mi viaje. Al no estar aislada del universo, tampoco experimentaba el cáncer en aislamiento; las personas cercanas a mí también formaban parte de esta experiencia. Al hablar con ellas de forma auténtica acerca de mi entendimiento, experiencia y el valor que obtenía de la divinidad, se sentían inspiradas a pensar en el cáncer de una manera distinta. Así como yo estaba aprendiendo del cáncer, otros aprendían también al verme pasar a través de él.

  5. No estoy sola

    A lo largo de esta enfermedad, aprendí que no estoy aislada en el universo ni en ninguna parte de él. Como dijo Yogi Bhajan: “Nunca estoy solo. Mi Dios y mi Guru están conmigo todo el tiempo.” Muchas personas oraron poderosamente por mí. En los puntos de mi viaje en que pude haberme sentido más sola, de frente a la cirugía, pruebas y tratamientos, había tantas presencias a mi alrededor, ¡que no quedaba sitio alguno para el miedo!Después de la cirugía y el tratamiento con radiación, tuve que depender de la gracia de los demás para alimentarme y cuidar de mí misma y de mi familia. No fue una lección fácil para mí, pero sí fue una que aprendí definitivamente gracias al cáncer. ¡Y la divinidad me la enseñó en grande! Cuando la gente me enviaba sus oraciones y venían con alimentos, flores y buenos deseos, las manos que me tocaban eran las manos del mismo Dios. Su amor era el amor divino, y me lo ofrecían libremente; todo lo que yo tenía que hacer era recibirlo. De no haber sido por el cáncer, jamás hubiera sabido lo mucho que me ama Dios.

  6. La respuesta está siempre en mi interior

    Cuando me diagnosticaron cáncer, simplemente no podía dar crédito a todos los consejos que recibía. Las cosas que tenía que hacer, los alimentos que debía comer, los sanadores con los que tenía que ir, etc, etc. ¡La cabeza de daba vueltas! Podría haber seguido todas esas instrucciones impulsada por el miedo, y al comienzo, eso fue lo que hice. Busqué en todas las tradiciones buscando respuesta y siguiendo las recomendaciones de muchos practicantes, parientes y amigos. Y cuando todo esto me empezó a sobrepasar, comencé a darme cuenta que estaba tratando de cogerme de lo que fuera, motivada por el miedo y la confusión. Cuando pude ver claramente mi desesperación, pude empezar a dejar de agarrar y en vez escuchar a mi propio ser interior más elevado. Las instrucciones que venían de mi interior tenían claridad, enfoque y paz. Supe lo que tenía que hacer, y que podía ser leal a mí misma incluso de cara al cáncer y a toda esa presión.

  7. La divinidad habla a través de todas las cosas

    Una sanadora me dijo: “El desafío del cáncer es si puedes crecer más rápido de lo que él te matará.” El cáncer fue para mí un gran llamado a despertar, un mensaje del universo diciéndome que tenía un bloqueo, que había una parte de mí que no lograba expresarse de ninguna otra manera que no fuera creando una enfermedad grave. Escuchar esto fue crítico para mí. Una vez que pude entender verdaderamente el mensaje y hacerle frente,  fui capaz de empezar a escuchar el llamado, sanar y crecer realmente.La divinidad me habló a través de muchas, muchas personas, desde mis maestros de yoga hasta gente con la que me cruzaba en la calle por azar. Una mujer muy humilde me dijo en español, justo cuando me estaba resistiendo más a la idea de la cirugía, que “Dios también usa a los cirujanos para que podamos ver Sus maravillas”, recordándome que Dios está en todas las cosas, justo cuando lo había olvidado. Una y otra vez, Dios me habló directamente usando la boca de otras personas, enviándome mensajes que me caían como una tonelada de ladrillos, me elevaban y me recordaban quién yo soy. Al escuchar profundamente, fui llevada a través del desafío.

  8. Actitud de gratitud

    Al encontrarme encerrada sola en una pequeña habitación, recibiendo mi dosis de radiación en el hospital, me sentí llena de dicha, y me di cuenta que soy un alma muy bendecida. ¡La radiación es una bendición! ¡El tratamiento para el cáncer es una bendición! Puedo ver ahora como cada una de las experiencias de mi viaje con el cáncer me fue dada amorosamente para ayudarme, sanarme y enseñarme.Tal vez no creas esto, y la mayoría de las personas se muestran sorprendidas cuando lo digo, pero el cáncer ha sido la mayor experiencia de aprendizaje que he tenido en mi vida y no lo cambiaría por nada, incluso si pudiera. Cada mañana, mientras recito el Japji, me recuerda que “muchos padecen desesperanza, privación y abuso constante. Incluso estos son tus dones, ¡oh gran dador!” La experiencia del cáncer me ha ayudado a reconocer que todo en esta vida es un regalo, incluyendo lo que llamamos bueno o malo, doloroso o feo, hermoso o dichoso. Cada experiencia es un regalo, y cuando siento gratitud por todos esos regalos, puedo abrirme a recibir muchos más.

Así que si te encuentras cara a cara con un maestro poderoso en tu vida, ya sea que sea un cáncer u otra cosa, mi oración es que puedas estar plenamente presente durante el viaje y que halles gratitud por todas las poderosas lecciones que puede enseñarte. ¡La fuerza y el gozo que obtendrás son inconmensurables! Sat Nam.

Livdhyan Kaur Khalsa sigue aprendiendo y creciendo enormemente a través de su viaje con el cáncer. Como Kundalini Yoga ha llevado a cabo cambios tan poderosos en su vida, ella busca compartir esta tecnología de transformación con los demás. Es maestra de Kundalini Yoga y vive en Fairfax, Virginia. Livdhyankaurkhalsa@gmail.com


¡Tu experiencia es importante!

Comparte tu sabiduría con otros como tú. Deja tu comentario más abajo


15 comentarios


  1. Gracias por compartir la experiencia, te entiendo totalmente y me siento enormemente bendecida con las enseñanzas que también han transformado mi vida


    • Sat Nam Ram Inderbir,

      Livdhyan Kaur no podrá contestar directamente este mensaje pero muchas gracias por tu comentario en su nombre.

      A tu servicio,
      Rai Singh.


  2. Muchas gracias Livdhyan Kaur. Jo tambien he superado un cancer y he recibido la misma leccion. No cambiaria esta experiencia en mi vida. A traves del amor de tantas personas he conocido el Amor Divino. Tambien despues de muchos años de practicar hatha yoga, tropezé con el kundalini y nunca imaginé que este yoga era la herramienta justa que necesitava .Durante el tratamiento de quimioterapia y radioterapia me llenó de energia. Y ahora las secuelas del tratamiento, suponen un reto para mi, no una deficiencia.
    Comparto todo lo que expresas por lo tanto no voy a añadir mas. Gracias.


    • Sat Nam Maria,

      Livdhyan Kaur no podrá contestar directamente este mensaje pero muchas gracias por tu comentario en su nombre.

      A tu servicio,
      Rai Singh.


  3. SAT NAM. QUE TREMENDA ENSEÑANZA ,QUE ADMIRABLE ES ENFRENTAR ASI TU APRENDIZAJE QUE HAS VENIDO A REALIZAR AQUI EN LA TIERRA PARA TU PROPIO AVANCE,QUE CORAJE INMENSO PARA LLEVARLO TODO ,LE ADMIRO,Y DIOS ME DE LA FUERZA A MI SI UN DIA TENGO QUE VIVIR UNA EXPERIENCIA DE AQUELLAS.SAT NAM.


  4. Es maravilloso ver como algunas personas aprecian y sienten a DIOS en las mas duras circunstan cias y sacan enseñanzas de ello, realmente admirable y nos deja una lección cuando entramos en depresión por cosas mucho menores, Gracias por la vivencia relatada…….Siri Shiva Singh


  5. Sat NAM .Yo tambien vivi la experiencia del cancer y he pasado por momentos muy dificiles y en solitario pero gracias a la practica diaria del kundalini yoga he logrado sanar mi cuerpo mi espiritu y mi mente ..gracias wahe guru ,,ahora me siento feliz y comparto, que el cancer fue el vehiculo para a cercarme al mundo espiritual sobre todo al kundalini yoga , una experencia unica,Doy gracias en especial a Guru RAMDAS te siento que estas conmigo ..gracias infinitas!!!

    Kalyan Kaur ( elevacion, divinidad y coraje)


  6. Sat Nam!!! yo tambien fui diagnosticada con un cancer de mama y como a muchas personas fue tambien una forma de conocer mi lado espiritual principalmente con el kundalini yoga. El cancer tambien te hace profundizar contigo mismo y hace que todos tus conflictos internos salgan a la luz. La verdad es que fue una etapa muy dura aceptando cada dia la muerte y mis miedos .Ademas fue un proceso que me senti muy sola.Gracias a las enseñanzas y practica del kundalini yoga he logrado estar bien fisica,mental y espiritualmente y tambien he sentido la presencia de mi Guru RamDas siempre a mi lado .Doy las gracias profundamente por este conocimento que estoy recibiendo cada dia.

    Kalyan Kaur (elevacion,divinidad y coraje)

    SAT NAM


    • Gracias por tu comentario Kalyan Kaur. Tu experiencia es importante para otros que han pasado lo mismo.


  7. Hola a todos… Estoy pasando por una situación parecida. Los doctores creen que tengo un tumor benigno en la hipofisis, pero faltan estudios por hacer. La meditación me ha ayudado mucho a entender lo que me está pasando y el bloqueo emocional que esta relacionado con mi padecimiento. Siempre que termino de meditar siento mucho calor… Alguien podria expmicarme esto? En otra ocasion vi a la altura de mi coronilla una luz blanca resplandeciente… A que se deben todas estas sensaciones?


    • Sat Nam Eunice,
      Las experiencias de la practica son personales. Cómo dicen los maestros, el objetivo no son estás sensaciones, vivelas, disfrútalas y no te apegues a ellas. El resultado de la meditación vienen cuando terminas de meditar. Ese es mi humilde consejo.

      A tu servicio,
      Rai Singh.


  8. Sat Nam!

    He buscado este artículo porque una persona cercana está viviendo la enfermedad de cáncer. Quisiera saber si existe algún kriya especial que le pueda ayudar. O si es de acuerdo a la parte de su cuerpo en la cual se incia, en este caso es la membrana del corazón. Agradecería mucho su información.

    Bendición para todos,

    Eliana


    • Sat Nam Eliana,

      No hay una especifica, lo más importante es cambiar la dieta. En el libro de Alimentación en nuestra tienda se toca este tema. Lo otro es que hay una kriya que se llama loto atado de la cual he sabido otras personas con enfermedades graves han podido curarse.

      Bendiciones,
      Rai Singh.


  9. Gracias a todos por lo compartido, todo pasa por algo y justo me encuentro esta pag. cuando hoy dos alumnos mios me confirman k han sido diagnosticados de cancer. Me abrume un poco, porque como profesora me siento responsable y no querria perjudicarles en nada. Otros compañeros profesores con los que hoy consulte me dijeron, k respiracion de fuego no, k sostener respiracion tampoco, k kundakini no k mejor hatha ( yo imparto los dos, aunque me siento mas yo con kundalini). Os estare enormemente agradecida a quien pudiese darme su opinion al respecto sobre tema pranayamas. Sat Nam


    • Sat Nam Teresa, dentro de Kundalini Research Institute (KRI) puedes encontrar publicaciones en torno al uso de Kundalini Yoga en la prevención y tratamiento del cáncer. Aquí por ejemplo te dejo uno: https://kundaliniresearchinstitute.org/newsletter/2013/August%20Newsletter.html

      También puedes encontrar información en los programas especiales de salud de 3HO.org

      Bendiciones!
      Hari Avtar Singh

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.