En esta conferencia entregada el año 2003 Yogi Bhajan habla sobre los diferentes ciclos de la vida en torno a ser padres, describe cada cierta cantidad de años, las enseñanzas y cuidados a con nuestros hijos.

1

El Árbol de la Vida

El embarazo empieza 9 meses antes. En el principio de la primavera, el olor del hombre cambia naturalmente para (atraer a) su mujer. Y esta saga de unirlos, es la forma de vida de la naturaleza. En el occidente no reconocemos esto pero es un hecho absoluto, y al seguir negando este hecho, seguimos creando generaciones miserables.

Pero esta grabado en la historia, cuando esto era aceptado, había personas muy genuinas, genios y geniales. La madre se prepara para la concepción con el mayor respeto y amor hacia el hombre. Y cuando la madre concibe, ella empieza a meditar profundamente con sus pensamiento, oraciones y las mejores intenciones de tener al mayor hijo/a.

Esta meditación dura 9 meses y algunos días.

Ella camina 8 kms junto con su esposo; tiene 9 meses de pensamientos positivos; un entorno increíblemente positivo y un ser absolutamente feliz. Marido y mujer, desde el día de la concepción hasta el día del nacimiento, se unen en pureza y devoción para construir la base de ese niño/a. Después, durante los 40 días, una vez que el niño/a esta fuera del vientre, la madre se queda con el/ella todo el tiempo para que no sienta ningún cambio de confort.

Después de los 40 días y hasta los 7 años

juntos, la esposa y el esposo, llevan al niño/a a un lugar de adoración (templo, iglesia, etc) y esa es la primera salida de ese niño/a Marido y mujer unen sus fuerzas y meditan en el futuro de su hijo/a. Esta fase no es una concepción, ahora es la concepción del carácter humano, lo grandioso que es esa persona. Mantengan el entorno acogedor y cómodo, mediten en ese niño/a como un regalo de Dios y mantengan, de la forma mas afectiva, una relación para crear el carácter en el cual ese niño/a va a crecer, va a construir hábitos, carácter, valores y virtudes.

De los 7 a los 11 años,

los padres le enseñan el valor de su apego personal a Dios, mirando al mundo desde la compasión y el cuidado. Le enseñan las lecciones de la vida práctica: que toda acción tiene una reacción igual y opuesta. También le enseñan: “Aquel que nace, morirá en el momento adecuado” y la forma en que uno debe ser en su vida. Que igual que el momento de llegada fue bueno, acogedor y protegido; así el momento de partida debe ser sabio, social y suave, el entorno debe ser bondadoso y agradable para que esa persona pueda dejar este mundo felizmente.

11 a 22 años

Le enseñan el secreto del amor y las relaciones. Si es un varón, (le enseñan) la sabiduría de la mujer, sus necesidades, su carácter y características y a comprender que hay que cuidar la salud y la felicidad de la mujer, para que así el terreno de las futuras generaciones sea perfecto y fuerte.

23 a 26 años

El niño/a crece para estudiar una buena educación de su elección, para así poder tener una base solida, un compromiso sólido, un carácter sólido y una fuerte sensación de logro. Con una buena educación y manteniendo un buen entorno.

27 a 33 años

La persona, mujer u hombre, establece su dominio de bondad, compasión y cuidado de los otros.

2

33 a 44 años

Viven una vida plena en total harmonía y comunicación, lidiando con sus parientes y amigos de forma amable, precisa y con un buen corazón; manteniéndose alejados de cualquier tipo de malas influencias. Creando una personalidad colectiva en donde 1+1 se vuelve 11 y no 2. Esta expansión múltiple de sus personalidades, sus realidades y sus estilos, penetra a las futuras generaciones para crear gracia, radiancia y verdadera santidad.

44 a 55 años

Transmiten su buena voluntad y sus valores. El niño/a que han dado a la tierra con toda una responsabilidad y gracia, sacrificando su individualidad por nutrir, alimentar y ser el mejor amigo de su hijo.

55 a 66 años

Toman el rol de ser el mejor consejero, el mejor en encontrar soluciones y el mejor de los amigos, quien ayuda a los niños.

Hasta los 77 años

Observan a sus hijos y los guían con amor y cariño para que sus hijos puedan seguir el camino de la realidad afectiva, caminando con la cabeza en alto, con honor y honrando sus tradiciones familiares. Siendo la parte del Árbol de la Vida que da frutos generación tras generación.

77 a 88 años

Ellos meditan y se complacen en Dios con grandes agradecimientos, oraciones y compartiendo su sabiduría con sus hijos y otros seres humanos.

Completando un siglo Y así continua hasta los 99 años o hasta que se complete su siglo. Y eso es todo.

Abuelos ¿Saben cuando aprendí esto?, tenía 5 años y lo aprendí de mi abuelo. Ven que yo hablo de forma muy correcta, el compartió muchas cosas conmigo. La belleza era que sus palabras eran de tal forma que se quedaban grabadas en tu cerebro. Nada funciona sin los abuelos, los buenos abuelos son un bono de alegría que hacen que los niños no tengan miedo a la muerte y no sean inseguros. Los niños encuentran en su familia una persona que es vieja, feliz, agraciada y maravillosa.

3


¡Tu experiencia es importante!

Comparte tu sabiduría con otros como tú. Deja tu comentario más abajo


Deja un comentario