La mujer actual dista mucho de aquella de hace 20 años atrás que tenía una vida más tranquila y cercana a los deberes domésticos. En la actualidad, sin importar el oficio o la profesión, la mujer de hoy se divide entre los múltiples roles que ejerce: madre, esposa, profesional, ejecutiva, empleada o trabajadora. Todo ello requiere de un mayor esfuerzo y eficiencia para obtener los resultados deseados. Durante esta etapa de la vida, el cuerpo, los cambios hormonales, el entrar a una aventura a lo desconocido, los miedos, la mente con pensamientos variopintos, el cansancio, el sueño y un temperamento variable son algunas de las manifestaciones cuerpo-mente que se evidencian en la gestante, recordando que tanto la mente como el cuerpo son una unidad y que el bienestar de uno conllevará al bienestar del otro. En los últimos 25 años, aproximadamente, muchos estudiosos de la vida intrauterina descubrieron evidencias científicas de que todo lo que la madre piense y sienta se graba en la psiquis del bebé en útero y se refleja en su cuerpo. Es sorprendente que, por ejemplo, Leonardo D’Vinci, escribiera en su “Quaderni”, lo siguiente:

“la misma alma gobierna dos cuerpos… las cosas deseadas por la madre se impregnaran en la criatura a quien la madre lleva en el momento del deseo…una sola voluntad, un solo deseo supremo, un solo temor que la madre sienta o pena mental tiene más poder sobre el niño que sobre la madre, ya que frecuentemente, el niño basa su vida en ello.”

¿Y cuánto tiempo se toma la madre en contactar con su bebé de forma consciente y dedicada durante el día? ¿Cuánto tiempo se dedica a sí misma en forma exclusiva?

Habitualmente, la madre gestante empieza un mayor contacto y dedicación recién a partir del 7º mes a través de la práctica de la psicoprofilaxis o curso de preparación para el parto, lo cual es importante y de gran utilidad. Sin embargo, 7 meses pasaron y lo oportunidad de armonizar y mejorar su bienestar físico, mental y emocional desde el inicio del embarazo, también pasó.

En los últimos cuatro años de mi vida profesional como Instructora de Yoga Prenatal, he observado que las madres gestantes llegan extenuadas a descansar, conectarse con su bebé y disfrutar de una hora para ambos, dos veces a la semana.. A través de sus testimonios he comprobado la efectividad de la práctica del Yoga Kundalini Prenatal, especializado para esta trascendental etapa. Y es que lo especial de este tipo de yoga es que une varios elementos que apoyan a la gestante en puntos concretos del embarazo en una misma sesión.

Es bien sabido que el manejo de la respiración es de muchísima importancia para aminorar el dolor durante el parto como también para que la parturienta pueda manejar sus emociones en el mismo; así mismo su práctica permite desbloquear emocionalmente y mejorar el funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo. Los yogis se especializaron en la práctica de la respiración consciente llamada PRANAYAMA. ¿Sabía que existen pranayamas (respiraciones conscientes) que le ayudan a bajar la temperatura del cuerpo, el cual se eleva durante el embarazo? También existen otros con los cuales podrá conciliar el sueño, estar en equilibrio (ni muy activa, ni muy relajada; excelente para realizarla en la jornada laboral) y tener una mejor digestión.

Consideremos que el cuerpo está soportando un peso mucho mayor al acostumbrado, viéndose afectados las articulaciones, parte ósea y muscular. La queja más usual en este etapa, es el dolor o malestar de espalda; en especial la parte lumbar, los calambres, como también una digestión pesada, e inclusive naúseas, como también estreñimiento.

Las posturas en kundalini yoga prenatal alivian la espalda, fortalecen las articulaciones y los miembros inferiores para un mejor soporte del cuerpo; como también los brazos favoreciendo la circulación hacia las mamas y el corazón. Ejercitando los brazos, éstos se tonificarán para que posteriormente la madre pueda cargar con mayor facilidad al bebé recién nacido.

Además es importante puntualizar que a diferencia de otras prácticas yóguicas, las posturas se juntan en lo llamado kriyas o secuencia de posturas con un fin determinado, por lo que habrán kriyas por ejemplo para “combatir la fatiga”, “el dolor de espalda”, “el fortalecimiento del sistema nervioso”, “la elevación del sistema inmunológico”, etc.

Es importante mencionar que también sirven para motivar a las gestantes a desarrollar mayor resistencia física y actitudes positivas ante el parto. Ello se graba en la memoria de los músculos; integrándose posteriormente a nivel mental y sirviendo como recurso durante el parto.

A esta altura de la práctica, es maravilloso entrar a la relajación, una relajación consciente en la que todo el cuerpo y también la mente se explayan sintiendo una sensación de bienestar absoluta y tomando contacto con tu bebé, descansando ambos a la misma vez.

Como comentáramos al inicio, “todo aquello que la madre piense y sienta se grabará en la psiquis del bebé en formación” y lo que es más ello marcará los cimientos de esta personalidad y de sensaciones que con los años pueden aflorar positiva o negativamente en la vivencia de la persona. De ahí la importancia de que la madre gestante pueda optimizar sus pensamientos, tener los más positivos y armonizantes pensamientos y sentimientos, siendo conscientes de que ésta será otra importantísima forma de nutrir a su bebé. Y ahora… la pregunta obligatoria… ¿quién es la voz que más nos habla, nos habla todo el tiempo…? Pues, la mente. En esta mente se anidan, más aún durante la gestación, miedos, dudas, ambivalencias, entre otros. Llega así la noche y muchas veces ha sido tánta la actividad mental que ni se puede descansar profundamiente o también puede pasar que te despiertes a orinar y al regresar a la cama, tu mente comience a rondar y ya no puedas conciliar el sueño; despertándote cansada al día siguiente. La herramienta más efectiva es la práctica de la meditación, la cual proporciona un despertar interno y la limpieza del subconsciente de pensamientos negativos y de traumas acumulados a través de los años. Con su práctica logrará una mayor claridad mental, una actitud positiva, dejando de ser reactiva y una capacidad de afrontar los retos que se presentan con el parto y con la llegada de su bebé.

La práctica desde el inicio hasta el final del embarazo del Yoga Kundalini Prenatal te brindará la experiencia de un parto manejado por ti, tras el haber disfrutado de un embarazo armonioso. Un parto en el que su mente dejará de boicotearle y se convertirá en un aliado para la conexión con su bebé. De esta manera tanto su bebé como usted formarán un equipo trabajando al unísono para un parto exitoso, habiéndose realizado la verdadera unión y recordando que Yoga significa Unión.

Por Susana Rodríguez Liendo
Instructora Internacional de Kundalini Yoga
Especializada en Kundalini Yoga Prenatal 

¡Tu experiencia es importante!

Comparte tu sabiduría con otros como tú. Deja tu comentario más abajo


5 comentarios


  1. 23 noviembre 2015 - 12:14 pm

    Me gustaria saber, el valor de las clases de Yoga para embarazadas y los dias en que se imparte.


    • 14 diciembre 2015 - 17:15 pm

      Sat Nam Ana,

      ¿Desde que ciudad nos escribes?.

      A tu servicio,
      Rai Singh.


  2. 7 diciembre 2015 - 1:10 am

    gracias por la información muy interesante


  3. 27 diciembre 2016 - 8:45 am

    Hola estoy interesada en clases prenatal kundalini. Soy de Santiago.
    Favor me informan de donde, valores y horarios.

    Gracias!..


    • 27 diciembre 2016 - 10:43 am

      Sat Nam Ana,
      Te gustaría tomar clases de yoga para embarazadas ó ¿tomar la formación de embarazo consciente para ser profesora?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.