Yogui Bhajan solía enseñar constantemente el valor del compromiso como primer paso a la felicidad.
Por qué? ¿Qué hay detrás de esto? ¿Por qué le da tanta importancia?.

El problema es que confundimos compromiso con obligación, con el sentido de estar forzados a hacer algo por razones ajenas a nuestro ser.

Compromiso

Confundimos este sentimiento con compromiso.
Este sentimiento es violento y nos aleja de un real sentido de compromiso. Está en la psique colectiva, tras milenios de condicionamiento y fortalecido por el sentido de la culpa, bloqueando la bendición y el entendimiento real del compromiso.
Compromiso es tu capacidad de decir Sí. Es tu capacidad de entregarte completamente a algo que amas. Es tu capacidad de totalidad en lo que haces. De dejar atrás la duda. De no estar a medias. Compromiso es tu derecho de darte por completo a lo que amas. De sostener lo que tu corazón pide. Es tu capacidad de ser real. De tener una relación con algo y que lo puedas sostener hasta el final. De tener la experiencia completa.
El compromiso es tu capacidad de adentrarte en algo. Sin ello solo experimentas la superficie.
Para poder tener este tipo de compromiso uno debe venir desde una intención profunda. Un simple sentimiento de obligación no basta, al revés, te bloquea. Te dice sí… pero inmediatamente te susurra que no. Te da una resistencia enorme y te confunde.

Uno debe confrontar directa y decididamente ese falso sentido del compromiso para tener un sí verdadero.

Una vez que lo encuentras, que lo identificas, entonces lo puedes ignorar. Y puedes centrarte en tu honestidad.

Entonces puedes embarcarte en algo con fuerza con compromiso. Entonces estás preparado para sostener la experiencia completa, a pesar de la dificultad. La misma acción que antes resistías ahora cambia y es bendición. Porque cambia tu razón para embarcarte en ella. Entonces te embarcas con fuerza. La fuerza que viene de la profundidad del Ser.

Entonces el compromiso pasa a ser tu mejor amigo. Tu posibilidad de tener la experiencia que tu alma desea. Pasa a ser tu honor y dignidad. Te da realidad y te trae agradecimiento. El agradecimiento de haber podido estar, de haber sostenido hasta el final, de haber contenido la experiencia. De poder haberle dicho sí a lo que te importaba. De haberte podido entregar. A aquella belleza que vive en todo. A Dios. A ti mismo.

Agia Akal Singh.


¡Tu experiencia es importante!

Comparte tu sabiduría con otros como tú. Deja tu comentario más abajo


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.